sábado, 14 de octubre de 2017

¡15-O: SIGAMOS SIENDO LA DIFERENCIA!

 
Llegamos al día.  Veamos también como y hacia donde salimos de él.

¿CÓMO LLEGAMOS AL 15-O?

Llegamos al 15-O a punta de esfuerzo y coraje.
Llegamos al 15-O a pesar de que el régimen ilegalmente retrasó las elecciones un año.
Llegamos al 15-O a pesar de que la oposición no exigió con fuerza la realización de las elecciones regionales en 2016 cuando correspondía, porque un sector de la dirigencia impuso la línea de subordinar todo esfuerzo a la búsqueda del Referendo Revocatorio, colocando así todas las esperanzas en una sola iniciativa, con los resultados ya conocidos.
Llegamos al 15-O a pesar de la mala fe del régimen, temeroso del voto popular.

 
Llegamos al 15-O a pesar de la irresponsabilidad de un sector de la dirigencia opositora que alentó la ilusión de que “la calle” no era para exigir elecciones sino para “salir del régimen”.

Llegamos al 15-O a pesar de que el régimen “adelantó el retraso” (frase insólita, sólo posible en dictadura) cuando intempestivamente las elecciones regionales que estaban anunciadas para diciembre 2017 fueron bruscamente convocadas para octubre 2017, con la intención de realizar los comicios lo más cerca posible de la derrota de la “La Salida Parte 2”, para que el desencanto y frustración de un sector de la población los llevara a la desmovilización y la abstención. Llegamos al 15-O a pesar de que, coincidiendo con el régimen, sectores minúsculos pero bulliciosos supuestamente opositores se pusieron a hacer campaña pro abstención, pensando en forma oportunista que de esa manera “capitalizarían” la justa indignación de la gente. 

 
Llegamos al 15-O gracias a que el ciudadano tiene más compromiso democrático que buena parte de su dirigencia, y valora más el voto que algunos que han llegado a posiciones de poder ungidos por él. En definitiva, llegamos al 15-0 porque -aunque el país esta molesto con la oposición- esta furioso contra el gobierno, y pesa más esto último que lo primero, ya que derrotar al régimen es para la inmensa mayoría de los venezolanos un urgente asunto de sobrevivencia,  en tanto que trabajar para tener un liderazgo democrático de mejor calidad es una tarea permanente.

 
¿A QUÉ 15-O ESTAMOS LLEGANDO?

El 15-O es una elección en dictadura y, en consecuencia, no es una “fiesta electoral” sino un desafío al poder y un acto de verdadera resistencia democrática.
El 15-O es la “elección” más sucia de todas las que hasta ahora a organizado el deteriorado Poder Electoral (esto se puede afirmar porque el 30-J no fue ni siquiera una elección sucia, sino una “fiesta privada” del oficialismo).
El 15-O es una elección en que hasta el tarjetón electoral es un factor tóxico, que genera confusión y que induce al voto nulo, al haber incumplido el CNE con el artículo 163 de la Ley Electoral que permite realizar sustituciones de candidatos hasta 10 días antes de las elecciones.
El 15-O es una elección en la que, gracias a las trampas del poder y sus agentes electorales, a pocas horas de los comicios casi un millón de votantes no saben a ciencia cierta donde podrán emitir su voto, pues cientos de centros de votación fueron “reubicados” a última hora.
El 15-O es la ocasión en que las trampas del poder demostrarán ser un dique roto, patético, desvencijado y rebasado por la gigantesca marejada de descontento popular.

 
¿Y DESPUÉS DEL 15-O QUÉ?

Escenario indeseable:

Tras una amplia victoria opositora, “liderazgos” y partidos creen que “el mandado esta hecho”, que “el gobierno esta caído”, y se dedican entonces a competir entre ellos para ver quien es el que termina por usufructuar el capital político generado por la victoria electoral del 15-O; Arrancan campañas electorales prematuras de precandidatos opositores que se insultan y descalifican entre si, desarrollan esas campañas y candidatos un discurso radical para  seducir al electorado opositor, lo que distancia a la oposición de la crisis económica y social que sufre la mayoría del país; El hambre, la inflación desbocada y el colapso general de los servicios detonan una convulsión social que se lleva por el medio al régimen… y también a la oposición.

 
Escenario deseable:

Se aprovecha el capital político y la inercia positiva de la victoria electoral del 15-O para re-institucionalizar la MUD, dotándola de una dirección colectiva y de una vocería única; Se utiliza la victoria para construir consenso en torno a una única hoja de ruta para iniciar en 2018 la transición a la democracia, hoja de ruta que comprenda los acuerdos políticos necesarios para garantizar que haya elecciones presidenciales competitivas en 2018;  Se usa la victoria del 15-O para obligar al régimen a concertar con la oposición y los actores económicos y sociales una Agenda del Estado y la Sociedad para atender y enfrentar la crisis humanitaria, en particular la urgencia alimentaria y el acceso a las medicinas.
 


La diferencia entre el escenario deseable y el indeseable (y las múltiples variantes posibles de cada uno de estos) la hará la presión de la ciudadanía:

Llegamos al 15-O porque el sentido común, la intuición popular y la cultura republicana de la ciudadanía supo derrotar la pretensión totalitaria del régimen, la incoherencia de un sector de la dirigencia opositora y el oportunismo abstencionista de los supuestos radicales.

Saldremos bien del 15-0, evitando que ésta (como la del 6-D) sea una victoria despilfarrada, si logramos que esa presión ciudadana siga enfrentando al régimen moribundo y continúe exigiendo al liderazgo democrático ofrecer al país la mejor de si mismos: Un liderazgo que sea capaz de diferir la gratificación y de anteponer el éxito de la transición democrática a las ambiciones de caudillos o grupos. 

¡Palante!


sábado, 7 de octubre de 2017

MADURO PERDIÓ EL JUICIO

 
A diferencia del Presidente Pepe Mujica, no nos referimos a las facultades mentales del ciudadano Maduro Moros, las que pueda tener; Al hablar de “juicio” tampoco nos referimos a ninguna querella judicial, como la que enfrentan sus sobrinos más famosos en un tribunal de Nueva York o como la que -según algunos- le espera a él mismo en La Haya; Al afirmar que “Maduro perdió el juicio” nos referimos al llamado “juicio de la historia”, a la forma como el tiempo pone las cosas en su lugar y permite a individuos y pueblos tener la perspectiva adecuada para hacer evaluaciones y emitir veredictos.   

Generalmente eso requiere que el paso de los años suavice aristas y aclare miradas. Pero el tiempo ya ha pasado: Maduro es el eslabón ¿final? de una larga cadena destructiva que ha colocado al pueblo venezolano frente a la peor crisis que hayamos vivido desde el siglo XIX hasta nuestros días. 

 
DE LA HISTORIA A LA HISTORIETA

Esa es una verdad inmensa… que le dice muy poco a la mayoría.  En primer lugar, porque no hay un venezolano vivo que tenga memoria personal de los horrores de nuestro siglo XIX; En segundo término, porque la historiografía tradicional redujo el siglo XIX a una sucesión de batallas y una retahíla de presidentes que sólo el “caletre” podía rescatar del olvido. Desde finales del siglo XX hasta lo que va del XXI la situación empeoró, porque la historiografía chavo-madurista transformó el relato de nuestro siglo XIX no ya en un reduccionismo político-militar sino en una historieta, un cuento de “buenos” y “malos” según el cual Bolívar era el “bueno-buenísimo” y Páez era el “malo-malísimo” y Zamora, el dueño de esclavos, un supuesto “General de hombres libres”…

 
EL CHAVO-MADURISMO,  ANACRONISMO LETAL

Por eso, hoy la mayoría de los venezolanos ignora que la Venezuela del Siglo XIX era un país hambriento, con el campo abandonado porque los brazos que lo cultivaban habían sido arrastrados al huracán de las guerras civiles; Pocos saben que la Venezuela del Siglo XIX estaba endeudada hasta la coronilla, llegando incluso a la humillación de ser bloqueada a principios del siglo XX cuando potencias extranjeras intentaron cobrar sus acreencias a cañonazos;  Muchos ignoran que en la Venezuela del Siglo XIX diversas epidemias (paludismo, fiebre amarilla, tuberculosis, sarampión, lechina) diezmaban a la población; Muchos sencillamente no saben que la Venezuela del Siglo XIX vivía envuelta en sucesivas crisis políticas porque cada cierto tiempo el gobernante de turno se empeñaba en cambiar la Constitución para extender su permanencia en el poder, originando así inestabilidad y caos que a su vez profundizaban el desastre económico y la anomia social… 

 
LA MÁQUINA DEL TIEMPO…

¿Qué esa Venezuela horrenda del siglo XIX se le parece mucho a la Venezuela hoy desgobernada por Maduro? ¡Es inevitable! A nuestro país volvieron las enfermedades y hambrunas del pasado porque ya habían vuelto los vicios políticos de ese mismo pasado atroz, el caudillismo y el militarismo. El “Socialismo del Siglo XXI” es el retorno a lo peor del Siglo XIX: Al destruir a la clase media, acabar con el aparato productivo privado, desmantelar PDVSA, implosionar la CVG, destruir las redes de servicio público en salud y educación, pervertir los cuerpos de seguridad del Estado y transformar la Fuerza Armada en apéndice militar del proyecto político gobernante, el chavo-madurismo destruyó los logros de la Revolución Democrática que en apenas 40 años del siglo XX hizo de Venezuela un país moderno;  Al subordinarse políticamente a Cuba, al hipotecarse económicamente a China y hacerse dependiente militarmente de Rusia, el chavo-madurismo acabó con la única conquista trascendente del siglo XIX venezolano, la independencia política.

 
15 DE OCTUBRE: VOLVER AL FUTURO

Esa es la desgracia que hoy combate la inmensa mayoría del pueblo venezolano, votando el próximo domingo 15 de Octubre por las tarjetas que tengan la cara y el nombre de los candidatos que ganaron las primarias de la Unidad. Es inmenso el reto que enfrentamos: Frente al régimen promotor de la abstención, la confusión y el voto nulo, en coreografía con la plutocracia que también propicia la abstención y la victoria madurista por “forfait”, la mayoría de los ciudadanos demuestra tener más convicción democrática que algunos de sus dirigentes y se apresta a barrer con el voto mayoritario ambos mitos: El del poder madurista y el de la plutocracia abstencionista.

 
64 % DECIDIO VOTAR: ENCUESTA RATIO-UCAB

Efectivamente, según el estudio “Asesor País” correspondiente a Septiembre 2017 de la encuestadora RatioUcab, 64% de los consultados manifestó que “con toda seguridad voy a votar” y 4% afirmó que “creo que si voy a votar”, con lo que casi 70%, es decir, 7 de cada diez venezolanos, manifestó disposición positiva a concurrir a las elecciones regionales, una cifra de participación muy superior al histórico en elecciones no presidenciales. 

El coordinador de este estudio, sociólogo Luis Pedro España, precisó que al desagregar las respuestas por estratificación social se encontró una mayor disposición a votar en los sectores populares. Dato relevante para los que creen que “la calle” es la Plaza Altamira o la autopista frente a Bello Monte…

 
RÉGIMEN “RETRO”, CIERTA OPOSICIÓN “VINTAGE”

“Cuando nos referimos a retro, se trata de objetos que evocan al pasado… que emplean la estética de otra época tratando de apelar a nuestra nostalgia”, nos dice Wikipedia. Mejor definición imposible para un régimen que, como el de Maduro, para manipular “apela a la nostalgia” de sus seguidores haciendo uso y abuso de la imagen y el discurso de su líder fallecido. También nos dice  la enciclopedia en línea que “el vintage (dar nuevos usos estéticos a objetos o prendas del pasado) es producto de la pérdida de fe en el progreso y el desencanto del motor de la innovación”, lo cual retrata a cierta oposición que en vez de superar el modelo caudillista del chavismo lo imita, y en vez de oponerse a su estética violenta la reproduce y transmuta en “épica”.  



MADURAR SI, “MADURIZARSE” JAMÁS…

Estas reflexiones sobre el pasado disfrazado de futuro y el presente embadurnado de pasado son hoy absolutamente pertinentes. Ya en 1998 unos sujetos, por tener pocos años, estafaron al país al presentarse como “la juventud militar”, cuando en realidad eran la reencarnación de los peores vicios del siglo XIX, época a la que quisieron regresarnos. Hoy Venezuela esta más madura, más consciente.  Ya sabemos que lo moderno es la democracia y que el caudillismo es lo viejo que hay que superar, sea cual sea la edad cronológica del aspirante a caudillo. 

Por eso vamos a votar por los candidatos de la Unidad que ganaron las primarias en cada estado: Porque no queremos sustituir a unos mesías por otros, sino abrir paso a la reconstrucción de instituciones democráticas al servicio de la gente.  Por eso votaremos y seguiremos muy atentos, porque el 15-O derrotaremos a los candidatos de Maduro… y luego, si hace falta, enfrentaremos y derrotaremos a todo aquel que, en vez de madurar, se “madurice”.  Exactamente así son las cosas ¡Palante!


sábado, 30 de septiembre de 2017

ENCUBRIDORES DE TERRORISTAS, LAVADORES DE DINERO: ¿QUIEN LE TEME A ALFREDO DÍAZ?

 
Ayer sábado 30 a las 8 de la mañana estaba prevista la presencia del Vicepresidente del Área Social Elías Jaua, del Ministro de Vivienda Manuel Quevedo y del aun gobernador de Nueva Esparta Carlos Mata Figueroa en el CDI de Los Cocos, sector popular en Porlamar, Municipio Mariño de Margarita; Luego a las 9am estaba prevista una “actividad política” (léase: campaña electorera) de Elías Jaua y Mata Figueroa en la sede de la Universidad Bolivariana en Porlamar. 

 
“TU GOBIERNO MATA, FIGUEROA”

Posteriormente a las 11am de ayer sábado 30 se realizaría un aquelarre de burócratas por toda la isla: El Ministro de la Salud haría una “jornada de salud integral” y una visita casa por casa en Valle Encantado, mientras en el sector Pedro Luís Briceño estarían los Ministros de Educación Universitaria y de Deportes realizando una “toma deportiva” y visita casa a casa; Simultáneamente, en Ciudad Cartón la “Secretaria Nacional del Sistema de Misiones, Grandes Misiones y Somos Venezuela” haría visita casa a casa y asamblea con el “Movimiento Eulalia Buroz”; En “Corazón de Mi Patria” el Ministro de Vivienda haría “presentación de propuestas para sustitución de ranchos por viviendas dignas”, mientras que en Campomar la Ministra para la Mujer, junto a la actual “Primera Combatiente” del estado Alejandra de Mata, visitarían casa a casa y entregarían créditos Soy Mujer, “Suplementos Alimenticios” y Canastillas. En el sector Los Delfines de Porlamar el Ministro de Vivienda visitaría casa a casa, mientras que en El Piache el Vicepresidente Elías Jaua y el Gobernador saliente Carlos Mata Figueroa entregarían Cancha Deportiva El Piache y la remodelación de una escuela. Por último, a las 2pm en el “Centro de Convenciones Hugo Chávez”  Elías Jaua y Mata Figueroa harían “entrega de titularidades e ingresos al Sistema Educativo  Bolivariano”…

Esta agenda gobiernera seguramente se cumplió sólo en parte tanto por la flojera de los burócratas implicados como por el rechazo activo del pueblo margariteño al desgobierno de Maduro y Mata Figueroa (no olvidemos la “heroica” carrera que tuvo que pegar Maduro la última vez que intento visitar VillaRosa…), pero la pregunta realmente importante es la siguiente: ¿Qué hace medio gabinete metido de cabeza en Margarita, haciendo campaña por Mata Figueroa? ¿Es que no hay mas problemas que atender en todo el país? 

 
“ALFREDITO”, MANIFESTACION REGIONAL DE UNA NECESIDAD NACIONAL

La respuesta trasciende en mucho al ámbito regional:  El régimen esta obsesionado por la amplísima ventaja (¡más de 35 puntos!) que le lleva Alfredo Díaz a Mata Figueroa porque ese arrase es la victoria de una política:  En Nueva Esparta hay una unidad de verdad, construida de abajo hacia arriba; Hay un liderazgo de raigambre popular, que no es producto del marketing ; hay una dirección colectiva, integrada por los dirigentes regionales de todos los partidos que tuvieron la sabiduría de no dejarse dividir por sectarismos caraqueños; Y hay una visión de futuro construida colectivamente, expresada en un programa de gobierno que es un proyecto de reconstrucción regional. Eso es lo que ocasiona la colitis gobiernera y la viajadera de burócratas a la isla. ¡Ojalá tuviéramos en Caracas algo parecido al trabuco democrático margariteño!

 
¿QUIÉN LE TEME A ALFREDO DÍAZ?

¿Porque el régimen considera esta situación regional lo suficientemente grave como para hacer esta movilización nacional? ¿Es que Nueva Esparta tiene más población que Zulia, más extensión que Bolívar o más petróleo que Monagas?

Evidentemente, no son esas las razones.  Hay quienes creen encontrar las causas de esta reacción alérgica del gobierno en las versiones que hablan de la existencia en suelo margariteño de supuestos “campos de entrenamiento” de grupos extremistas del Oriente Medio.  Para algunos, el peligro que tales instalaciones correrían tras el seguro triunfo de Alfredo Díaz sería el motivo real de la presencia del mismísimo Tarek El Assaimi en la isla el pasado 23 de septiembre, en el esmirriado arranque de campaña de Mata Figueroa, donde ante menos de media cuadra de empleados de la gobernación el vicepresidente habría anunciando un supuesta inhabilitación del candidato opositor.

También hay quienes creen encontrar razones más económicas que políticas en la preocupación de grupos de la alta nomenclatura madurista por el triunfo inminente de “Alfredito”, como llama el pueblo de Margarita y Coche al candidato de la Unidad:  Han corrido desde hace años versiones sobre blanqueo de capitales asociadas al surgimiento de centros comerciales en los que muchos pasean pero nadie compra y negocios de lujo cuyas vitrinas muchos miran pero nadie entra a consumir, en fin, “inversiones” que no tendrían el propósito de ser reproductivas sino de legitimar los capitales que estarían detrás de su construcción y “funcionamiento”.  Según esas versiones, la isla completa se habría convertido en la “lavadora” de dinero mas grande del Caribe, y la opacidad de esa operación estaría en riesgo con la llegada a la gobernación de Alfredo Díaz.  Para algunos, la angustia de esos sectores es lo que explicaría la visita que Diosdado Cabello hizo a la entidad el pasado viernes 29.



LO POPULAR COMO ESENCIA DE LA POLÍTICA DEMOCRÁTICA

Una cosa es cierta: El desfile de El Assaimi, Cabello, Jaua y medio gabinete en Margarita en menos de ocho días debe tener motivos más allá de lo electoral, porque elecciones hay en 23 estados.  Sin descartar que en efecto mafias políticas y económicas puedan estar haciendo mucha presión para “sacarse de encima” el terror que les causa el seguro triunfo de ese humilde hijo de Porlamar, para nosotros la razón fundamental de la “caravana enchufada” en tierra insular es esencialmente política:  El triunfo por arrase de Alfredito Díaz en Nueva Esparta puede ser de tal magnitud que envíe un mensaje muy claro a la oposición de todo el país sobre la importancia de hacer política desde la gente, con la gente y para la gente, descartando mesianismos y el Periscope como sustituto de la política, derrotando al populismo oficialista reivindicando lo popular como esencia de la política democrática. Eso es lo que el régimen quiere evitar que triunfe. Eso es lo que quienes queremos cambio positivo y sostenible debemos apoyar.  

 ¡Alfredito, palante, por el bien de Margarita y para ejemplo de toda Venezuela! 


sábado, 23 de septiembre de 2017

¡VOTA, PERO NO OLVIDES...!

 
1)    ¡No olvides que los que no quieren que votes son, precisamente, aquellos que no tienen votos! El gobierno, repudiado por la inmensa mayoría del país, sabe que la única forma de aminorar su derrota es logrando que el pueblo no vaya a votar, pues a menos peso social más peso de la maquinaria del Estado. Si se reduce el universo total de votantes se magnifica el peso de la minoría oficialista. Esa trampa esta descubierta. 

 
2)    ¡No olvides tampoco la amoralidad de la plutocracia! No olvides que -mucho antes que Chávez- fue el poder de la plutocracia el que embistió contra la democracia, contra el sistema de partidos, contra los partidos mismos. Aprovechando de manera oportunista y malsana los errores de individuos y grupos, creyeron que había llegado el momento de echar a un lado a las organizaciones políticas y manejar ellos los destinos del país.  Desde telenovelas hasta instituciones, todo recurso fue utilizado por la plutocracia para acabar con la democracia, de manera que cuando Chávez embistió contra la Constitución, contra los partidos y contra los principios democráticos de convivencia y respeto, la sociedad tenía anestesiados los reflejos y oxidados los mecanismos para defenderlos.  Hoy, ante el inminente colapso del régimen autoritario, nuevamente esos intereses están activados. Y como tienen dinero pero no votos, están promoviendo “épicas”, “salidas” y “mesías”, y sembrando dudas sobre la eficacia del voto, desprestigiando además a los líderes que es vez de alcahuetear “desenlaces” se empeñan en promover una transición a la democracia construida con los votos del pueblo y no con la sangre del pueblo. 

 
3)    ¡No olvides que el voto no es un “premio” al político, ni un “cheque en blanco” a un partido, sino un contrato entre tu y tu empleado! En efecto, el voto no es el final de una campaña electoral, sino el inicio de una relación contractual entre el mandante (tu) y el mandatario (es decir, el político que ha recibido de ti un mandato, el de gobernar). 

 
4)    No olvides que en el desarrollo de esa relación el mandatario tiene el deber de activar canales para que tu, ciudadano, puedas participar cotidianamente en el diseño, ejecución y evaluación de las luchas políticas y de las políticas públicas.  Este doble propósito (gestión pública y lucha política) es importante subrayarlo porque en el contexto de esta crisis, los venezolanos vamos a elegir no sólo a “gerentes públicos” que deben procurar paliar los efectos de la crisis, sino también a líderes que deben encabezar en sus respectivos estados la lucha por la restitución de la Constitución y la democracia en nuestro país.

 
5)    ¡No olvides igualmente que el voto además de ser un derecho que da derechos, es también un deber que te impone la responsabilidad de actuar como lo que eres:  ciudadano, pueblo, el depositario de la soberanía, el dueño real del poder! Para los populistas el pueblo es “masa”, para los tecnócratas es “población-objetivo”, para los militaristas es “tropa”, para los demagogos es “rebaño”, para los “ciber-demagogos” es “audiencia”.  Para los demócratas, en cambio, en teoría política y en derecho constitucional, el pueblo es el sujeto de la soberanía nacional entendida como soberanía popular.  El pueblo es el conjunto de individuos ligados entre si por un idioma, una tradición y una historia común. Al estar afincados en un territorio se convierten en Nación. Al dotarse de autogobierno se transforman en Estado. El pueblo pues antecede al Estado, y mal puede el Estado pretender hacer otra cosa que no sea estar al servicio del pueblo. El voto, entonces, no es la coartada para -después de emitirlo- desentenderte de lo público. El voto obliga al mandatario y compromete al mandante.  Y el mandante eres tu.

 
6)    ¡No olvides que cada quien pelea con lo que tiene: los burócratas tienen balas y los plutócratas tienen dinero.  Tu tienes el voto, y ellos quieren además que no lo uses, por algo será! 

 
7)    ¡No olvides además que hay que votar y seguir luchando! Por alguna extraña razón, hay individuos (tanto ciudadanos de a pie como aspirantes a líderes, incluso candidatos profesionales) que si están en la calle solo dicen “calle, calle, calle”, y si están en campaña electoral solo dicen “voto, voto, voto”, en vez de entender que la realidad es diversa y que en consecuencia son también diversas las formas de lucha, y que por ello hay que luchar simultáneamente en varios tableros. Por eso hay que votar, y hay que protestar, y hay que apoyar la lucha en instituciones como la Asamblea Nacional, y hay que respaldar la presión internacional porque se produzca una negociación política seria y con resultados. Todo eso hay que hacerlo, al mismo tiempo y con firmeza.

 
8)    ¡No olvides tampoco que la diversidad de “tableros”, escenarios y formas de lucha no excusa la incoherencia, sino que la hace inadmisible! Ciertamente, hay que votar y movilizar, impulsar una negociación seria y manifestar pacíficamente, respaldar a la Asamblea Nacional en Venezuela y a la Comunidad Internacional que desde el exterior apoya la lucha democrática del pueblo venezolano.  Todo eso hay que hacerlo al mismo tiempo, si… ¡Pero todo en el marco de una estrategia común! ¡Una cosa es entender la diversidad de la lucha y otra muy distinta es andar tirando flechas, apostando un día a la “insurrección” y otro día al voto, con el argumento falaz de que “hay que hacer todo con tal de salir de estos tipos”. 


 
9)    No olvides que en realidad la incoherencia opositora es lo que mantiene atornillados en el poder a “estos tipos” ¿Quieres un ejemplo? El justificado escepticismo de muchos venezolanos a los que ciertos “líderes” dijeron que era posible “impedir la constituyente y salir del régimen” con la pura fuerza “de la calle”, para -tras el fracaso- de inmediato llamar a votar por ellos o por sus compañeros de partido en las elecciones regionales. Y “las regionales” no son malas: ¡Lo malo es la mentira! 


10)    En definitiva, no olvides que quienes hoy te quieren fuera del voto también te quieren fuera del poder: Los que se hicieron políticos para asaltar el dinero, y los que por tener dinero quieren asaltar la política, creen que el voto ciudadano es una  formalidad. Por eso hay que votar, votar contra ellos y además seguir participando, porque no somos “votantes” sino “ciudadanos que votamos”, opinamos, activamos, trabajamos y luchamos ¡Por eso vota, pero no olvides! ¡Palante!