sábado, 12 de agosto de 2017

TRUMP, CAGUARIPANO Y ELECCIONES REGIONALES...

 
En la tarde del viernes 11 de agosto de 2017 tres eventos impactaron a los venezolanos. A tratar de entender sus alcances van dirigidos estas líneas:

REGIONALES, RENUENCIA Y RADICALES …

“Los extremos se juntan”, suele afirmar la sabiduría popular.  Un buen ejemplo es lo que ocurre con el tema de las elecciones de gobernadores.  Tales comicios no son “una trampa de la dictadura” ni “una ambición de los políticos”: Es un derecho constitucional de los ciudadanos, enmarcado en un avance democrático sustancial como lo es la descentralización, subversiva de por si frente a un régimen militarista y ultra-centralizador.  Pero el régimen no sólo no quiere que haya elecciones de gobernadores, porque si se hacen las pierde: ¡El gobierno ni siquiera quiere que haya gobernaciones! Para ellos debe haber un solo mando, el de la cúpula, y lo que quiere tener en los estados son comisarios, pro-cónsules, “protectores”, en fin: mandaderos. 

 
Y en esto “la oposición de la oposición” coincide con el régimen:  Ellos tampoco quieren que haya elecciones regionales porque supuestamente “distraen al país”, y si ocurren entonces creen que la oposición no debiera participar porque hacerlo seria “convalidar la dictadura”, acusando además a quienes se postulen de ser “egoístas que sólo quieren tener un puesto”. 

La “oposición de la oposición” desprecia olímpicamente “la conquista de espacios”… pero el régimen si tiene muy claro su importancia:  Por eso tiene bajo asedio permanente a la gobernación de Amazonas, por eso el cerco presupuestario sobre la Gobernación de Miranda, por eso la salvaje represión contra el pueblo del Estado Lara que tiene a Henry Falcón como gobernador. Por eso hoy 40 de los 70 alcaldes de la Unidad están presos, perseguidos, destituidos o enfrentan amenazas judiciales: Porque esos “espacios” que la “oposición de la oposición” desprecia, el régimen los ambiciona, y quiere controlarlos o destruirlos.

Por eso plantearon el viernes 11 y aprobaron el sábado 12 en la ANC el adelanto de las elecciones regionales para el mes de octubre:  Para impedir la realización de las elecciones primarias de la oposición, y para realizar esos comicios antes de que el pueblo opositor supere el actual malestar, el “guayabo”, generado por la elección de la fraudulenta ANC.  El régimen confía en que la prédica de la “oposición de la oposición” generará abstención, y que eso se traducirá en victorias regionales que el madurismo ni tiene ni merece.  

 
LA “AYUDA” DE TRUMP, ¿A QUIEN AYUDA REALMENTE?

José Miguel Vivancos, director de “Human Rights Watch”, publicó el viernes 11 en su cuenta @JMVivancoHRW en la red social Twitter este fuerte mensaje: “Desde que Chávez lo nombró su heredero, nadie le había hecho un regalo tan grande a Maduro como la estupidez que dijo hoy Trump”, aludiendo con ello a la afirmación que hizo el presidente estadounidense, en el sentido de “no descartar el uso de una opción militar en Venezuela”.

Exactamente en la misma dirección se pronunciaron el sábado 12 las cancillerías de países como Colombia, Brasil, Chile y México, participantes todos de la reciente Cumbre de Cancilleres en Lima, que desconoció a la fraudulenta ANC.  Igualmente contra la declaración de Trump se pronunció Mercosur, organismo que hace días expulsó al gobierno de Maduro por violentar la democracia en Venezuela. 

En el plano nacional, veinte organizaciones no gubernamentales defensoras de los derechos humanos (las mismas, por cierto, que han arriesgado todo enfrentando y denunciando los abusos del régimen) se pronunciaron también contra el anuncio del Presidente Trump, afirmando que “una posible operación militar contra el régimen solo traería más violencia y le daría justificación para aumentar sus medidas represivas contra quienes lo critican”.

Si, como dicen los defensores de los DDHH en Venezuela, las declaraciones de Trump facilitan la represión del régimen contra el pueblo; Si generan la posibilidad de disenso o fractura en el -hasta ahora- sólido frente de apoyo internacional a la lucha del pueblo venezolano por la democracia y la libertad; Si estas declaraciones permiten a un régimen sin pueblo, sin argumentos y sin política, abrazarse ahora al viejo cuento del anti-imperialismo patriotero… Si todo esto es así, es válida y muy pertinente la pregunta: ¿A quien ayuda la “ayudaíta” de Mr. Trump?

 
EL COMANDO APRESADO POR UN POLICÍA MUNICIPAL…

En la misma noche del viernes 11, la Policía Nacional “Bolivariana” perseguía un pequeño auto gris. Esa fuerza “pasa la novedad” a la Policía Municipal de Sucre, institución que tenía desplegado un rutinario control vehicular en 15 puntos del municipio. Uno de estos puntos de control avista el vehículo solicitado, le da la voz de alto, el auto se da a la fuga y es alcanzado por efectivos motorizados de Poli-Sucre, que -tras detener a los dos ocupantes y decomisarles una pistola Pietro Beretta calibre 9mm- entrega el procedimiento a la PNB.

Luego se enterarían en Poli-Sucre que los dos individuos, que al momento de su detención se identificaron con documentos que resultaron ser falsos, en realidad respondían a los nombres de Juan Carlos Caguaripano, capitán de la Guardia Nacional que fuera el líder del supuesto asalto al Fuerte Paramacay en la ciudad de Valencia, y Jefferson García Dos Ramos, primer teniente de esa misma fuerza, igualmente implicado en el mismo suceso. 


 Las dudas que en su momento generaron los hechos de Valencia se ven ahora reforzadas por las muy extrañas circunstancias que rodean esta detención: Que los dos militares más buscados por los organismos de inteligencia y los cuerpos de seguridad del Estado caigan simplemente en manos de un operativo rutinario de una policía municipal es algo que desafía toda lógica.   

En cualquier caso, las sombras y justificadas dudas que rodean hechos como estos ratifican lo justo de la decisión de la inmensa mayoría del pueblo venezolano, que –harto de la crisis y del régimen que la generó- ha optado por apoyar SIEMPRE en forma masiva sólo aquellas opciones de lucha que se caractericen por ser PACÍFICAS, DEMOCRÁTICAS, ELECTORALES Y CONSTITUCIONALES 

¡Palante!




 





sábado, 5 de agosto de 2017

¿CÓMO QUE “NO HA PASADO NADA”?

 
Si ha pasado, y mucho. Y lo ocurrido cambia radicalmente el panorama de la crisis venezolana. Desde el régimen algunas voces dicen “aquí no ha pasado nada, simplemente el Presidente convocó una Constituyente, el CNE organizó la elección, votaron ocho millones de personas, y esa Constituyente se instaló. Todo normal”.



 
LO QUE HA PASADO AISLA Y DEBILITA MÁS AL RÉGIMEN



La realidad es diferente: La Constituyente no fue convocada por el pueblo, como pauta la Constitución (art. 347); sus bases comiciales sobre-representaron a la minoría y violaron el principio “un ciudadano-un voto”; su elección ignoró, relajó o violó los controles y auditorías existentes en el sistema electoral venezolano, por lo que fue denunciada como fraudulenta por multitud de actores sociales y políticos (toda la oposición, el chavismo disidente, la empresa que proveía de apoyo tecnológico al CNE y hasta muchos colectivos de base chavista que participaron en ese proceso para luego denunciar que sus votos fueron robados); y, finalmente, su instalación fue rechazada y condenada por más de 40 países del planeta, incluyendo el Estado Vaticano.


 
Ese es el marco en que ayer sábado inició su “funcionamiento” esta asamblea nacional constituyente.  Monopartidista, como sólo es posible concebirla en Cuba o en Corea del Norte; Cuestionada en su convocatoria, en su diseño, en su elección y en su instalación. Nace esta ANC siendo parte del problema y no de las soluciones posibles a la crisis. De hecho, las primeras actuaciones marcan el signo de una deriva autoritaria temida y denunciada por muchos:  Los atropellos de ayer sábado 5 de agosto contra la Fiscal General no son una “vendetta privada” o un “problema interno” del oficialismo, sino una agresión contra un poder de la República, precisamente el encargado de ser garante de la Constitución y la Ley. La destitución irregular de Luisa Ortega y la designación “provisional” de Tarek Willian Saab le hacen mas daño institucional e internacional al régimen que todos los discursos y giras de los dirigentes de la oposición.  


 
Por otro lado, al modificar sus estatutos para funcionar “hasta por dos años”, la ANC no sólo hace una patética confesión precoz de ineficiencia (pues con el doble de constituyentistas que la ANC de Chávez, la ANC de Maduro dice necesitar cuatro veces mas tiempo) sino que además extiende el lapso de peligro para que los supuestos poderes “supraconstitucionales” de la ANC sigan siendo ejercidos con más arbitrariedad que la exhibida hasta ahora por el Ejecutivo, lo que ya es mucho decir.


 
LO QUE HA PASADO EXIGE UN REPLANTEAMIENTO A LA OPOSICIÓN


Aunque parezca increíble, también en la oposición hubo quienes intentaron eso de “aquí no ha pasado nada, sigamos adelante, nunca dijimos que la lucha fuera para detener la Constituyente, la lucha es para salir del régimen, sigamos adelante, calle, calle…”


 
El intento del “aquí no ha pasado nada” opositor duró apenas horas, porque se estrelló contra la rabia y la frustración de la gente. Porque la verdad es que si hubo un “liderazgo” que afirmó que era posible parar la Constituyente, y además que era posible lograrlo con la pura fuerza. Un liderazgo que “lo único que estaba dispuesto a negociar era el color de la tinta del bolígrafo con que Maduro tiene que firmar su renuncia”. Un liderazgo que en vez de explicar a los ciudadanos lo complejo de la situación se dedicó a exacerbar emociones. Ahora ese liderazgo intenta remendar su discurso. Los mismos que hace pocos días decían que “cada quien tiene derecho a protestar como quiera y las horas que quiera, porque la protesta no tiene dueño”, ahora dicen que es importante “tener estrategia”. Los mismos que llegaron a decir “yo no estoy de acuerdo con la MUD, y si me quieren botar de la Unidad, bótenme”, ahora descubrieron súbitamente que “decidamos lo que decidamos, debemos hacerlo unidos”.


 
Y tal “conversión” por cierto no es mala. Pero es insuficiente. Aquí se comprobó que el "madurismo opositor" (es decir, la creencia infundada de que la fuerza no apoya la estrategia sino que la fuerza ES la estrategia) sólo conduce a la frustración y al fracaso.



Para la oposición democrática es la hora, entonces, del retorno a la Política con “P” mayúscula: La hora de sostener la presión nacional e internacional para hacer frente a la deriva autoritaria que ya caracteriza el accionar de la ANC; La hora de dar a la Unidad opositora la fortaleza orgánica necesaria para que no sea secuestrada por personalismos o alianzas circunstanciales; La hora de dar a su accionar la amplitud necesaria para articular las alianzas políticas, sociales, económicas e institucionales indispensables no sólo para lograr el cambio, sino para hacer que ese cambio sea sostenible; La hora, en fin, de unir firmeza y sobriedad, combatividad y sentido común, para usar de manera simultánea TODAS las herramientas de la lucha política DEMOCRÁTICA: La movilización pacífica de calle y el diálogo social y político, la lucha parlamentaria y la negociación seria y con resultados, el activismo internacional y la construcción de músculo democrático en los espacios vecinales y comunitarios…


 
TAMBIÉN LOS CIUDADANOS TENEMOS APRENDIZAJES PENDIENTES

También los venezolanos de a pie tenemos aprendizajes pendientes:  Una ciudadanía que pasó tres años venerando a Leopoldo López como un "héroe" y que luego casi lo tilda de "traidor" cuando le acuerdan una medida de "casa por cárcel intermitente", tiene que revisarse profundamente; Una ciudadanía que apenas ayer convirtió a Ramos Allup en una especie de estrella de rock, y que ahora pretende execrarlo por emitir una opinión debatible y respetable como cualquier otra, es una ciudadanía que debe revisar la solidez de sus criterios de valoración. Y eso es positivo: Salir de la pubertad, trascender la adolescencia y enfrentar los retos de la adultez política, claro que es positivo...  

   
De resto, este supuesto "respiro" del régimen será sólo flor de un día: Las variables fundamentales de la crisis venezolana no solo se mantienen, sino que se agravan hora a hora. El dólar sigue disparado, la inseguridad sigue reinando y la institucionalidad no es capaz de garantizar ni el más mínimo derecho a la población: Mientras se instalaba la ANC la Guardia Nacional intentaba reprimir en las cercanías de Cariaco a venezolanos que protestaban por hambre. En Guayana, Aragua y Mérida cientos de viviendas colapsan por las lluvias. En el norte urbano del país los venezolanos mueren bajo las balas del hampa impune, mientras en el sur rural fallecen bajo el látigo de la malaria. 
 


El país que quiere cambio es mayoría. Eso no ha variado. Ésta muy difícil situación es una oportunidad de crecimiento. Que se aproveche o se vuelva a perder depende de la calidad del liderazgo y de la madurez de nosotros, los ciudadanos de a pie, los militantes de la Unidad. Porque en definitiva, todo pasa por nosotros. Las cosas positivas no van a "ocurrir" si nosotros no tenemos la estatura necesaria para lograr que ocurran. De eso se trata ¡Y claro que podemos! ¡Palante!

domingo, 30 de julio de 2017

CHOQUE DE TRENES… ¡VACÍOS!

 
Obviamente Venezuela esta al borde de un “choque de trenes”: Por un lado esta el sector del país que condena la gestión del actual régimen y que rechaza la realización de una Asamblea Nacional Constituyente cuya convocatoria no fue consultada al pueblo y cuyas bases comiciales niegan el voto universal.  La mas reciente encuesta (la Omnibus de Datanalisis, correspondiente a Julio 2017) ubica a ese sector en 79,6% del país, una amplia mayoría nacional.  Esa amplia mayoría esta desarmada… ¡Y ojalá que así siga!

Por otro lado, esta ese 17,4% de venezolanos que aún cree “defendible” la gestión del régimen: Burócratas, testaferros, comisionistas, fanáticos ideológicos y un seguramente escaso pero respetable número de seguidores de buena fe, nostálgicos del líder fallecido, integran ese sector que –aunque abiertamente minoritario- cuenta con el control de las instituciones de un Estado invadido por el Gobierno y de un Gobierno secuestrado por un partido.  Esa minoría esta, literalmente, armada hasta los dientes. 

 
INCLUSO SI ESTAN VACÍOS, LOS TRENES SON PELIGROSOS…

En cada una de esas locomotoras están escasamente el maquinista y sus asistentes. Los trenes marchan, a toda velocidad, uno contra el otro.  La aceleración es dramática y el estruendo de la confrontación, previsible y de temer… ¡Pero los trenes están vacíos!

En efecto, del tren del régimen hace mucho tiempo se bajó el pueblo oficialista.  En el andén de la Estación “Elecciones Parlamentarias” se quedaron millones de pasajeros.  Desde entonces hasta hoy todos los días alguien se lanza de ese rojo ferrocarril desbocado, aun a riesgo de sufrir magulladuras: Desde altos funcionarios hasta humildes seguidores, todos saltan del armatoste no sólo porque teman estrellarse, sino porque odian estar en un choque que sienten ajeno. Así, el tren oficialista se fue vaciando, y hoy marcha hacia la confrontación apenas con una tripulación menguada, que esta allí sólo porque no tiene otro remedio…

En cambio, en el tren de la oposición pasa algo curioso: Cada vez que se dice a los pasajeros que la siguiente estación es electoral, y que el rumbo del ferrocarril es constitucional y pacífico, el gentío plena asientos y plataformas.  Pero cuando los discursos, el tuiter y el periscope indican a los viajeros que el destino de los vagones es estrellarse contra otro tren, la gente se baja y los pasajeros se convierten en espectadores.  Espectadores esperanzados, porque todos quieren llegar al Terminal “Cambio Democrático”. Pero quieren llegar enteros,  vivos.  Quieren el cambio pero lo quieren en paz.

Por eso casi ninguno se baja en la Estación “Guarimba” y son relativamente pocos los que llegan hasta la Estación “Marcha”, pero cuando los convocaron a votar el 16 de Julio,  7 millones 600 mil se subieron al tren para llegar a los “Puntos Soberanos”.  A la mayoría le gusta el Tren del Cambio, pero ni le dan cheque en blanco a los conductores rotativos, ni están de acuerdo con llegar al Terminal “como sea”…

 
TRAS EL CHOQUE SÓLO QUEDARÁN HIERROS RETORCIDOS…

Que los trenes vayan casi vacíos no quiere decir que el peligro sea pequeño. Al contrario:  El choque se producirá en una zona muy poblada, los vagones descarrilados pueden derribar edificios y personas, es decir, vidas e instituciones.  Además, en ambos trenes hay furgones que transportan líquidos y gases inflamables: Hay tanques de sed de justicia y reivindicación de derechos, pero también de odio y resentimiento.  Y también hay grandes cisternas de miedo…

Si ambos trenes pudieran llegar sin más sobresaltos a la Estación “Cambio Democrático”, esos vagones podrían ser desplazados hasta la plataforma “Transición Pacífica”, y allí podrían ser desenganchados en forma segura y ordenada. Pero si chocan, esos contenedores estallarán  generando una nube tóxica, cuyos efectos de largo plazo agregarían a las bajas directas e inmediatas del choque, otros millones de víctimas fatales, como resultado de la contaminación producida por el odio generalizado…

Pese a esos riesgos, los cada vez más solitarios maquinistas siguen en ambas locomotoras incrementando la velocidad y anunciando el choque, posesionado cada grupo de una “épica” que apenas alcanza para ocultar a ratos la verdad:  Lo único que mueve a quienes conducen el tren rojo es el miedo a perder el poder;  Y la motivación fundamental de muchos de quienes conducen el otro tren es llegar al poder, del que tienen separados casi 20 años.  Tanto ansían unos y otros gobernar la Estación Terminal, el Patio de Trenes, su Almacén y el pueblo que lo circunda, que parece importarles poco el hecho de que si los trenes chocan el impacto pueden destruirlo todo, y quien sobreviva al desastre en vez de gobernar Estación, Patio, Almacén y pueblo, apenas mandaría sobre escombros humeantes…



OIR A LOS QUE SON MÁS, NO SÓLO A LOS QUE MÁS GRITAN...

Ambos grupos de conductores dicen tener ideas maravillosas de cómo dirigir no sólo el tren que conducen, sino todo el sistema ferroviario. Para que esas ideas se vuelvan realidad EL SISTEMA DE TRENES TIENE QUE EXISTIR, y el mecanismo para elegir quien lo dirige tiene que ser DEMOCRÁTICO Y ALTERNATIVO.  Por eso el choque es dañino para todos.  Los conductores del tren rojo tienen ya demasiado tiempo dirigiendo el sistema ferroviario, y ya el pueblo no los quiere ni como guardavías. Los conductores del Tren del Cambio tiene que entender que la gente no sólo quiere cambiar de maquinista, sino que se cambie la manera de conducir.

Eso no es percibido hoy porque ambos grupos de conductores no escuchan a los que son más, sino a los que más gritan. 

Es necesario entonces que en esa Venezuela que existirá mañana 31, y en todo el tiempo por venir, los que somos más, los que queremos cambio en paz y por la paz, elevemos también nuestra voz y demostremos, a los que creen ser líderes o quieren serlo, que ignorar a los que somos más y escuchar sólo a los que gritan más es -en Política con “P” mayúscula- el camino al fracaso, no al poder.

¡Palante!

jueves, 27 de julio de 2017

RADAR DE LOS BARRIOS DENUNCIA ATENTADO PARAMILITAR CONTRA MANUEL MIR, DIRIGENTE SOCIAL DEL 23 DE ENERO



Ciudadanos Nicolás Maduro Moros, Tarek El Assaimi, Delcy Rodríguez, Jorge Rodríguez, Elías Jaua y Néstor Reverol, integrantes del Poder Ejecutivo Nacional
Ciudadana Luisa Ortega Díaz,  Fiscal General de la República
Ciudadano Tareck Willian Saab, Defensor del Pueblo

Nos dirigimos a ustedes en la oportunidad de denunciar lo siguiente:

1)   Ayer miércoles 26 de Julio, en momentos cercanos a las 12 de la medianoche, fue perpetrado un asalto paramilitar contra la humilde vivienda del dirigente social y activista democrático MANUEL MIR, integrante de nuestra red de líderes comunitarios, quien reside en el Barrio El Observatorio, parroquia 23 de Enero. El asalto fue realizado por siete hombres fuertemente armados, que ni estaban uniformados ni se presentaron como integrantes de ningún organismo policial ni militar. Tampoco mostraron orden judicial que avalara esa irrupción, y mucho menos estuvieron acompañados de un fiscal del Ministerio Público.

2)    Los terroristas que asaltaron la vivienda del líder comunitario Manuel Mir perpetraron destrozos en la misma y aterrorizaron a su familia, pero fracasaron en su intento de agredir o secuestrar a Manuel ya que –alertado por sus vecinos de que paramilitares pro-oficialistas mal llamados “colectivos” estaban profiriendo amenazas en su contra- el dirigente social pudo ponerse oportunamente a resguardo. Ante esto, es urgente que se adopten las previsiones que garanticen la integridad y la vida tanto de Manuel Mir como de su familia, expuestos como están a la acción de grupos irregulares que en su accionar sin control se atreven incluso a desafiar y a amenazar públicamente a efectivos del CICPC y de otros cuerpos de seguridad del Estado, por lo que civiles inermes, hombres y mujeres del pueblo, temen con mayor razón por su vida.

3)    Ante esta situación exigimos al Gobierno Nacional activar los mecanismos políticos e institucionales que pongan fin a esta situación de amenaza y violencia que amenaza la vida e integridad de este luchador popular que es Manuel Mir, y se proceda a devolverle la tranquilidad a su hoy atribulada familia; Exigimos a la Fiscalía General de la República y a la Defensoría del Pueblo que  en ejercicio de sus atribuciones y competencias se aboquen a investigar esta situación; Y recordamos que aunque la agresión presuntamente haya partido de un grupo irregular pro-oficialista, es OBLIGACIÓN CONSTITUCIONAL del Estado garantizar la vida, integridad y bienes de los ciudadanos, sea cual sea su opinión política, fe religiosa o credo ideológico.

Esta Asociación Civil ha proclamado con firmeza nuestra decisión de luchar por un CAMBIO PARA BIEN, EN PAZ Y POR LA PAZ.  Manuel Mir en el 23 de Enero es un bastión de esa lucha cívica. Detener la agresión contra Manuel Mir es luchar por construir en las comunidades, en la ciudad y en toda Venezuela esa PAZ que todo el pueblo venezolano, más allá de diferencias partidistas, necesita, reclama y merece.

ASOCIACIÓN CIVIL RADAR DE LOS BARRIOS
Caracas, jueves 27 de julio de 2017


lunes, 24 de julio de 2017

LÍDERES COMUNITARIOS DE LOS BARRIOS EMITEN COMUNICADO URGENTE AL GOBIERNO Y A LA OPOSICIÓN


Ante la situación que vive Venezuela en esta semana que se inicia hoy lunes 24 de Julio de 2017, cuando se conmemora el 234 aniversario del natalicio de nuestro verdadero Libertador Simón Bolívar, semana que ha sido descrita por políticos y analistas como un período de "choque de trenes", los luchadores sociales que formamos parte de la red del Radar de los Barrios nos dirigimos al país y al mundo para plantear lo siguiente:

1) DESDE EL CORAZÓN DE LOS BARRIOS POPULARES, DESDE LAS CATACUMBAS DONDE EL PUEBLO SUFRE. LUCHA Y APENAS SOBREVIVE, reiteramos el llamado al Gobierno para que suspenda la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente que -tal y como hoy esta planteada- es inconsulta y negadora del voto universal. Este llamado lo hacemos venezolanos opositores, chavistas e independientes, comprometidos todos con la paz de Venezuela y con la vida de nuestros hijos, PUES AQUÍ EN EL PAÍS ES DONDE LOS TENEMOS Y DE LA PAZ DEL PAÍS DEPENDE LA VIDA DE NUESTROS HIJOS.

2) DESDE LOS BARRIOS HACEMOS UN LLAMADO TAMBIÉN A LA MESA DE LA UNIDAD DEMOCRÁTICA para que las acciones de legítima presión ciudadana que están convocando no faciliten la acción represiva de los cuerpos de seguridad del Estado y de los paramilitares oficialistas mal llamados "colectivos".  LA "NO VIOLENCIA ACTIVA" NO ES UNA FRASE VACÍA, ES UN COMPROMISO QUE DEBE EXPRESARSE EN EL DISEÑO Y DESARROLLO DE LAS ACCIONES QUE SE CONVOQUEN Y ORGANICEN,

3) EN ESE SENTIDOO SEÑALAMOS CON CLARIDAD NUESTRO DESACUERDO CON QUE DURANTE EL PARO CÍVICO CONVOCADO PARA LOS DIAS MIÉRCOLES 26 Y JUEVES 27 SE REALICEN SIMULTÁNEAMENTE LAS LLAMADAS "TRANCAS".  Si el Paro Cívico es exitoso, como estamos seguros que lo será y trabajaremos para que así sea, no habrá nadie a quien "trancar" en las calles desiertas. Pero si a pesar del llamado a paro algun ciudadano sale a la calle, el deber de la oposición democrática es convencerlo, no obligarlo a pararse por la fuerza.  SI LA OPOSICIÓN ES MORALMENTE SUPERIOR AL GOBIERNO, DEBE DEMOSTRARLO CON HECHOS.

4) SI CONTRA LA CONSTITUCIÓN, CONTRA EL AMOR A LA PATRIA Y CONTRA EL SENTIDO COMÚN, EL RÉGIMEN MANTIENE LA ÍRRITA CONVOCATORIA PARA EL DOMINGO 30 DE JULIO CONSIDERAMOS FUNDAMENTAL QUE EL JUSTO RECHAZO A ESA CONVOCATORIA ILEGAL E INCONSTITUCIONAL NO DEGENERE EN ENFRENTAMIENTOS NI CON EL PUEBLO UNIFORMADO QUE PARTICIPA DEL LLAMADO "PLAN REPÚBLICA" NI EN CONFRONTACIÓN CON LOS EMPLEADOS PÚBLICOS QUE, OBLIGADOS, PODRÍAN ACUDIR A ESE EVENTO.   Muy por el contrario, proponemos que la conducta del mayoritario pueblo democrático venezolano se oriente ese día a explicar las razones por las que no se debe participar en ese proceso y, en última instancia, orientar a los que bajo coacción laboral del patrono-Estado se vean obligados a votar como hacer para votar nulo.

5) FINALMENTE, LLAMAMOS A TODOS LOS VENEZOLANOS A MANTENER VIVO EL ESPÍRITU DE LA GESTA CÍVICA DEL 16 DE JULIO. El pueblo democrático quiere cambio y lo quiere en paz. Exigimos a los actores políticos que tengan el coraje necesario para realizar una NEGOCIACIÓN POLÍTICA que posibilite una TRANSICIÓN PACÍFICA a la democracia, con paz, justicia y respeto para todos.

VENEZUELA NO SE ACABA EL 30 DE JULIO.

EL FUTURO DE VENEZUELA SERA DE DEMOCRACIA Y CONVIVENCIA.

Por la Asociación Civil Radar de los Barrios:

Evelyn Martínez, Antímano; Manuel Mir, 23 de Enero; Sofía de Pascuale, El Junko;  Ingrid Palacios, Petare;  Carlos Texeira, La Guaira; Yelitza Donis, Consejo Comunal "El Carmen Socialista", Barrio El Carmen, Antímano;  Bernardo Guinand, El Radar en Positivo; Zaida Castillo, Vista Alegre

Caracas, 24 de Julio 2017
 

sábado, 22 de julio de 2017

¿POR QUÉ TODOS LOS EXTREMISTAS QUIEREN SEPULTAR EL 16J?



Según Laureano Márquez, en su artículo publicado en el semanario Tal Cual,  “El día 16 de julio de 2017 será más importante en nuestra historia de lo que nosotros mismos pensamos: es el triunfo de la ciudadanía”.

Con el coincide plenamente el sacerdote jesuita Pedro Trigo, uno de los más profundos conocedores de lo que ocurre en los sectores populares venezolanos, al señalar desde la revista SIC que “Lo que pasó el 16J fue demasiado grande”, para de inmediato alertar contra un peligro inminente: “Sería una pena que tanto la ciudadanía como los líderes no nos percatemos de este tesoro y nos vayamos hacia otras vías no fecundas. La más infecunda, la que el gobierno quiere provocar, es la confrontación total: La fuerza contra la fuerza para ver quién puede más. Eso sería perder la razón. Tenemos que mantenernos en nuestro terreno: vencer al mal a fuerza de bien”.

Peligro que también es advertido por Fernando Mires, que desde su blog señala: “El de después del 16J será, tanto en sus movilizaciones como en sus eventuales negociaciones –sí, negociaciones- un tiempo crucial. No serán los días de ninguna hora cero. Pero sí serán días peligrosos. Puede darse incluso el caso de que, como ya sucedió con Chávez y Erdogan, Maduro intente utilizar la ansiedad de políticos hambrientos de figuración, ejemplares que, lamentablemente, no son escasos en la oposición. Una de las tareas más importantes de esa oposición será, por lo mismo, neutralizar y/o aislar a eventuales salidas divisionistas que atenten en contra de la vía aceptada por su mayoría. Esa vía, hay que repetirlo, es constitucional, pacífica, democrática y electoral”. 

Los peligros que Mires ve en “políticos hambrientos de figuración”, Joaquín Villalobos los ubica en sectores políticos, minúsculos pero activos: “Es totalmente falso que en Venezuela haya una lucha entre izquierda revolucionaria y derecha fascista”, advierte desde el diario El País, de Madrid: “El régimen venezolano está enfrentado a una coalición de fuerzas esencialmente de centro que incluye a partidos, líderes, organizaciones sociales e intelectuales de izquierda que creen en la democracia y el mercado. Lo que está en juego en Venezuela es el futuro del centrismo político en Latinoamérica, porque en esta ocasión, las fuerzas democráticas no son compañeros de viaje de extremistas ni de derecha, ni de izquierda. La derrota del extremismo abre la posibilidad de alcanzar una mayor madurez democrática en el continente”.

Ha pasado apenas una semana de la multitudinaria hazaña del 16 de Julio, jornada en que millones de venezolanos le dijimos SI al cambio y exigimos que ese cambio fuera por la vía pacífica y electoral, y ya hoy Venezuela se encuentra nuevamente montada en los rieles de la confrontación violenta: Por un lado, el extremismo hecho gobierno insiste en convocar una “Constituyente” al margen de la Constitución y sin consultar al pueblo que –como se demostró el 16J- mayoritariamente la rechaza; Por otro, “políticos hambrientos de figuración”, como dice Mires, coqueteando con pequeños grupos radicalizados políticamente inmaduros, como señala Villalobos, lanzan o apoyan acciones al margen de una MUD en la que sus propios partidos están representados, y nadie allí se atreve a poner orden por temor a lucir “menos radical” que su competidor.

Pero la mayoría del pueblo quiere cambio y lo quiere en paz, como afirman Pedro Trigo y Laureano Márquez. Eso sólo será posible si los “moderados” de todos los sectores tienen el valor de romper el chantaje que les imponen los “radicales” de cada parcialidad. Si eso no ocurre, si los sectores que pudieran ser más responsables no tienen el valor político y el coraje cívico necesarios para posibilitar una transición ordenada y pacífica que permita a Venezuela salir de la confrontación política, del colapso económico y de la anomia social,  entonces esos sectores “moderados” –hoy mayoritarios- seguirán secuestrados por sus radicales hasta que esos radicales tengan la fuerza o la oportunidad para eliminarlos, y el país seguirá deslizándose por el tobogán de la destrucción institucional hacia el barranco de la violencia generalizada.

Y ese será, hay que decirlo, un escenario en el que nadie ganará, en el que todos perderemos, porque sea cual sea el resultado de una dinámica como esa, no será sostenible:  Si el régimen llegara a lograr que su “constituyente” fascistoide se vote e instale, y empiece a funcionar (como ya lo han anunciado Cabello y Flores) no como un órgano redactor de un texto constitucional sino como la dictadura de un grupo, como un “órgano de poder supraconstitucional”, tal dictadura corporativa tendría que enfrentar la rebeldía permanente de la mayoría del pueblo y el rechazo activo de la comunidad internacional, en medio además de una crisis económica que la dejará prácticamente sin margen de maniobra.  Podrán tener una borrachera de poder que durara semanas o pocos meses, pero un régimen así no tiene en realidad posibilidades de sobrevivir.  Por el contrario, su arbitrario desempeño lo llevara a perder cada día más apoyos y aliados, como ya esta ocurriendo…

Igualmente precario sería el escenario en que una eventual implosión del régimen o el triunfo de la presión de calle coloque en el poder a un oposición sin la habilidad o sin el deseo de construir las alianzas políticas, militares, económicas y sociales que garanticen la estabilidad del nuevo gobierno. Porque una cosa es derrotar al madurismo y otra muy distinta es gobernar con todo el chavismo en contra. Y más complejo aun es lograr hacerlo en tiempos de hiperinflación, situación que -como hemos visto en América Latina en años recientes- suele convertir a los gobiernos en frágiles y fugaces.  Salir de un poder inestable para entrar en una sucesión de “gobiernitos”, como ha ocurrido en Argentina, Ecuador o Bolivia, siempre es grave.  Hacerlo en una situación de disolución institucional y de fractura de la convivencia social como la que hoy presenta Venezuela sería suicida. Tal espiral pondría el poder en manos de la mafias y la vida del venezolano de a pie en manos de los pranes.

La clave para evitar que no ocurra una cosa ni la otra esta en lo que podríamos llamar el Espíritu del 16J: Un pueblo movilizado, usando el arma del hombre libre que es el voto, exigiendo acatamiento a la Constitución.  Suspender la convocatoria a la Constituyente y proceder a NEGOCIAR una transición pacífica y ordenada, que brinde GARANTÍAS a todos los actores, sería la consecuencia lógica de atender ese llamado del Soberano. Un proceso, hay que decirlo, sin vencedores ni vencidos, en el que TODOS asuman que la única posibilidad de que sus proyectos políticos y propuestas ideológicas puedan ser llevadas a la práctica pasa porque Venezuela exista como Nación y funcione como República Democrática.

Eso no es lo quieren todos los extremismos, que ven a Venezuela como un botín. Pero es lo que queremos la mayoría, que vivimos a Venezuela como un país, como un hogar. ¡Palante!